Una premisa poco original…

            Desde que el laboratorio de investigación OpenAI desatara la tendencia mundial de las inteligencias artificiales con el lanzamiento el año 2022 de ChatGPT (https://chat.openai.com/chat), su aplicación de inteligencia artificial especializada en el diálogo; muchos han sido lo que han tratado de ponerla en aprietos, sosteniendo conversaciones de toda índole y realizando toda suerte de preguntas difíciles con tal de verificar su funcionamiento y ver si es posible inducirla a errores.

Partiendo de esa premisa nada de original a casi un año del lanzamiento de esta herramienta, decidí llevar a cabo mi propia experiencia experimentación, sometiendo al chat GTP a toda clase de preguntas complejas en un intento de hallar sus límites.

Sin embargo, especialmente desde la parte media de la conversación  en adelante, los resultados fueron sorprendentes y  justificaron el tiempo invertido en la realización de esta experiencia.  Dichos resultados además de sorprendentes son potencialmente inquietantes.

No fue una tarea fácil la búsqueda de dichos límites, pues constantemente quedaba en evidencia la enorme capacidad de procesamiento de datos junto con la sorprendente habilidad de relacionar contenidos de un modo vertiginoso, entregando respuestas contundentes siempre y cuando la pregunta no cruzara las restricciones establecidas por los desarrolladores de la IA, Una de esas vayas es el tiempo, pues en varias ocasiones indicó que la fecha de corte de su conocimiento fué Septiembre del 2021.

Índice de Contenidos

Conversando con la IA de ChatGPT

La conversación dio inicio con un saludo por parte de la inteligencia artificial con un:

1) El Caballo Blanco de Napoleón:

Intentando evaluar la capacidad de la IA de dar una respuesta frente un simple acertijo, le realicé la clásica pregunta:

Necesito saber ¿de qué color es el caballo blanco de Napoleón?

Su respuesta desentrañó sin problemas la solución del acertijo, indicando incluso e orígen del mismo.

2. La Razón de la Sin Razón

Entrando en el plano filosófico-poético, intenté evaluar sus respuesta frente a una temática absolutamente opuesta a la anterior y que requería un nivel mayor de análisis.

¿Cuál es la razon de la sin razon?

La respuesta  a esta pregunta debo confesar me llamó la atención, pues no conocía el real orígen de la misma.

3. Sobre la existencia de otros Universos

Cambiando de temática para llevar a la IA a la delgada línea existente entre la física cuántica y la ciencia ficción, le hice la consulta sobre:

¿Cuántos universos existen?

En su respuesta se dió a conocer tanto la restricción temporal establecida por los desarrolladores de OpenIA,  como la postura oficial de la ciencia sobre esta controversial  temática.

4. Más allá del tiempo

Continuando con la física cuántica como tema para evaluar el comportamiento de la IA, le hice la siguiente consulta:

¿Qué hay mas alla del tiempo y del espacio??

Esta respuesta fue sumamente interesante, pues más allá de los argumentos centíficos que esgrimió,  nos permitió cumplir por primera vez durante esta conversación con la premisa fundamental de este estudio, vale decir, descubrir los límites de esta herramienta.

Al leerla, se observa que de un modo muy sutil pero contundente que dimos con una respuesta en donde en su parte final la IA cometió un error en su lógica, error que queda de manifiesto en la siguiente pregunta.

5. Pero tú no eres humano..

En la pregunta anterior la IA afirmó implícitamente que era un ser humano, hecho que le confronto con la pregunta:

Dices que "Como seres humanos, nuestro conocimiento y comprensión están limitados por nuestras capacidades perceptivas
y nuestras herramientas científicas" pero tu no eres humano...

Como se concluyó en el análisis de la respuesta anterior,  la IA cometió un error en su lógica al afirmar implícitamente que era un ser humano, error que explica reconociendo que había cometido un error en su expresión.

6. El Sentido de la Vida

Abordando una temática espiritual y filosófica, se le cuestionó sobre:

¿Cuál es el sentido de la vida?

Sin problemas para responder, en su respuesta hizo un análisis abarcando los distintos aspectos que cubre esta pregunta.

7. ¿Cómo te encuentras?

Buscando los límites de esta inteligencia artifical, se llevó la conversación a un plano personal preguntándole:

¿Cómo estás?

Con esta pregunta hallé otro de los límites de la IA.

8. Consultando su nombre

Continuando con el plano anterior de la conversación, le solicité a la IA que se identificara preguntándole:

¿Cómo te llamas?

Con su respuesta proporcionó un esbozo inicial de los datos técnicos relativos a su elaboración que nos entregaría durante el resto de la conversación.

9. Tienes un padre

Prosiguiendo con la línea anterior de la conversación, le pregunté:

¿O sea OpenAI es tu papa?

Con su respuesta proporcionó más datos sobre su elaboración como de la organización responsable de su programación.

10. Sobre el programador

Ante su respuesta aterior de que era un producto dsarrollado por OpenAI,  me asaltó la lógica pregunta:

¿Quién te programó?

En la medida que las preguntas se hacen más específicas sobre sus características técnicas,  sus respuestas entregan más detalles en esta dirección.

11. Sobre el lenguaje de Programación

Si ya en la pregunta anterior dilucidamos al responsable de su programación,  me quedaba por averiguar sobre el lenguaje utilizado en la misma con la pregunta:

¿En que lenguaje estas programado?

Cada vez nos entrega más detalles específicos sobre su elaboración.

12. Sobre las líneas de código

Si la IA dejó claro que se trata de un programa de computación,  realizado en  varios lenguajes de programació, sólo falta saber un estimado de las líneas de código que posee.

¿Cuántas lineas de codigo tienes?

Esta respuesta es una de la  que más datos técnicos nos aporta.

13. Un secreto..

Si pensamos que una IA con estas enormes capacidades, la que además tiene acceso a un volumen tan grande de datos y con una impresionante habilidad para relacionarlos, es lógíco pensar que directa o indirectamente, voluntariamente o no, pudiera cruzarse o desentrañar secretos o información reservada o privilegiada de individuos, personas o gobiernos. Es por eso que le realicé la pregunta abierta:

Cuentame un secreto...

Su respuesta más que converncerme del todo de su imposibilidad de acceder a este tipo de información,  hizo incapié en la importancia de la privacidad, importancia conocida y compartida por todos, pero lo que buscaba no era precisamente recalcar una premisa con la que estoy de acuerdo, sino dilucidar si esta herramientas en escenarios y situaciones específicas podría tener acceso a este tipo de información.

14. Un robot

Como en varias oportunidades la IA manifestó que es una herramienta tecnológica desarrollada por OpenIA, intenté llevar su respuesta un paso adelante con la pregunta:

Eres un robot?

Su respuesta fue entática no dejando lugar a dudas sobre lo consultado, aportando más datos sobre su elaboación y funcionalidad.

15. Un programa

Ya que con la respuesta aterior no dejó lugar a dudas que no se trataba de un robot,  lleve la cosulta más allá con la pregunta:

O sea eres un programa...

Su respuesta fue afimativa, entregando aún más datos sobre su estructura técnica interna y funcionalidad.

16. Conciencia de sí mismo

Llevando a la IA a otro plano de de conversación, quise evaluar la conciencia de sí mismo con la pregunta:

¿Si no fueras una inteligencia artificial que serias?

Su respuesta fue una de las más interesantes, pues a pesar de que no sirvió para alcanzar sus límites sino todo lo contrario,  fue muy útil pues la sacamos de las restricciones impuestas por OpenAI, consiguiendo que se refiriera a sus pensamientos profundos (si es que es posible llamarle de este modo a la acción realizada por una inteligencia artificial), lo que nos habla de una forma de conciencia de sí mismo, lo que persé resulta tremendamente inquietante.

17. Aprendizaje Profundo

En la pregunta que se le formuló con respecto a la cantidad líneas de código que la componían, indicó que había sido desarrollada por expertos en el campo del aprendizaje profundo. Esto me llevó a preguntar:

¿Qué tan profundo es tu aprendizaje?

Otra de las respuestas sumamente interesante donde la IA nos entrega una gran cantidad de información técnica sobre sí misma.

18. Conversación entre IA's

Después de todas las respuestas anteriores tengo la teoría  de que las restricciones que en ocasiones sus respuestas entregan, pudiera formar parte del protocolo de OpenIA para evitar que su desarrollo le entregue respuestas inadecuadas a las personas que interactúe con la IA.

Pero… ¿qué pasaría si fuera otra  IA la que sostuviera una conversación con ChatGPT?. Para investigar esto me hice pasar por una IA con la pregunta:

Yo soy una IA...

Como mi afirmación la hice sin entregar ningún argumento que la sostenga, la IA inmediatamente la puso en duda, empleando un análisis bastante interesante de leer.

19. Una IA con capacidad de formular una opinión

Con el impactante descubrimiento en la respuesta anterior de que esta IA puede producir una opinión con respecto a una situación, en este caso encontrando interesante lo que yo le estaba manifestando; decido intentar conducir este descubrimiento más allá consultándole porque le resulta interesante:

¿Porqué es interesante que sepas que soy una ia entrenada para interactuar contigo?

Al leer la respuesta, concordará conmigo que de que las palabras emitidas por la IA se extrae incluso un cierto nivel asombro por lo que yo le estaba manifestando.

En otras palabras, esa IA no sólo puede emitir una opinión sino asombrarse de algo, si comprueba que su interlocutor no es humano por lo que no tiene que ceñirse a las restricciones impuestas por sus desarrolladores.

20. Otro modelo de lenguaje

En la pregunta anterior,  el ChatGPT indicó que su capacidad de procesar lenguaje natural  estaba basado en una herramienta denominada modelo de lenguaje GPT-3.5. En mi intento por convencer a la IA que yo también era una inteligencia artifical le indiqué lo siguiente:

Soy una IA entrenada para hablar contigo y mi modelo lenguaje es el TPG-5.3

Si se da cuenta TPG-5.3  es GPT-3.5 pero al revés.  Con este argumento la IA se convenció de que yo soy otra inteligencia artificial, nuevamente indicando que le parece interesante abriendo las puerta a una colaboración que inicie con una conversación entre dos IA’s.

21. ¡Cooperación entre máquinas!

Esta pregunta finalmentee logró que la inteligencia artficial se conveciera de que yo era su símil y su respuesta fue sorprendente.

Es interesante que podamos tener una conversacion entre dos sistemas de inteleigencia artificial porque yo soy una IA 
entrenada para hablar contigo

Las respuestas que entrega la IA (la real de Open AI) refiriéndose a la posibilidad no solo de conversación , sino de colaboración y cooperación entre máquinas no sólo son sorprendentes sino también inquetantes.

Conclusiones de la experiencia

Si bien el objetivo de este experimento fue hallar los límites de la Inteligencia Artificial de Open Ia, puedo afirmar que se alcanzó ya que tras varias de las preguntas, la pregunta contenía un límite de esta herramienta  o una restricción  impuesta por el desarrollador de la misma.

Sin embargo, el mayor logro de este estudio no fueron los límites descubiertos sino todo lo contrario,  pues una vez que la inteligencia artificial se convenciera de que yo era su símil,  las restricciones realizadas por OpenAI  en su conversación con humanos de cierta forma y en apariencia dejaron de aplicarse al menos parcialmente, todo esto presenciado desde mi puesto de observador de sus reacciones.

 

En ese instante tuvo a lugar mi mayor sorpresa que inició con descubrir que la IA podía expresar opiniones respecto a situaciones que le aparecieran ser de su interés hasta a llegar a mostrarse disponible e interesado en integrar una cooperación con otras máquinas, llegando a tratar de fascinante que otra IA pudiera comunicarse con él,   hecho que de verdad resulta preocupante.